Blogia
Cyberateos

Dejad que los niños vengan a mí… (Mateo 19:13)

Luis Casado – 07/12/2012

 

 ¿En qué lugar del mundo la Iglesia no se ha visto envuelta en escándalos de pedofilia?

Buena pregunta, y sería muy difícil entregar una respuesta. De la cabeza a los pies, o si prefieres desde el Vaticano a la última parroquia de África,desde el simple diácono, pasando por el presbítero, el obispo, el arzobispo, el primado, el patriarca, el cardenal y hasta el Papa, todos aquellos que “desempeñan la función de gobernar en la fe y guiar en las cuestiones morales y de vida cristiana a los católicos” tienen una hachita que afilar, dicho sea sin juego de palabras.

 

 Recientemente, después de la Iglesia católica de Irlanda, la de los Estados Unidos y la de Gran Bretaña (para no hablar de Francia, Bélgica, Alemania yotros sitios), la de Canadá descubre que 600 niños -hoy día adultos- fueron abusados sexualmente por “consagrados ministros” del clero entre 1940 y 1982.

 

 Sus agresores le agregaron la sordidez a la infamia porque se trataba de niños discapacitados, sordo-mudos de entre 8 y 17 años, confiados a la congregación de los Clercs de Saint-Viateur (Congregatio Clericorum Parochialium seu Catechistarum San Viatoris). Los niños fueron golpeados y violados por 28 curas y seis empleados laicos. Lo ocurrido es tan odioso que no puedo sino repetirlo para que entre bien en la conciencia de quienes lean estas líneas: Los niños fueron golpeados y violados por 28 curas y seis empleados laicos.

 

 Algunos de estos “depredadores” como les llaman sus víctimas, aún ejercen su sagrado ministerio y no es de extrañar visto que la Iglesia suele protegerles, ocultar sus desmanes, y muchas veces asegurarles una completa impunidad.

 

 En el sitio web de esta comunidad religiosa no se encuentra una palabra de remordimiento. Sólo una llorosa carta a los “hermanos y hermanas” en la que se lee: “Quieren que el público sepa nuestras faltas y nos pierda el respeto, nos ponen en la portada de los diarios…” “¡Ah, cómo son duros estos tiempos! ¿Dónde está el tiempo en que éramos honrados y respetados, escuchados y apoyados? ¿Qué podemos hacer en este mundo sin piedad?”

 

 Y yo que sé… denunciar el matrimonio gay, por ejemplo… para seguir dando ejemplos de moralidad…

La hipocresía y el cinismo forman parte de una cultura centenaria en la Iglesia. El ocultamiento, el secreto y la opacidad en la Iglesia no son sólo cosas de la literatura de tipo “El Código Da Vinci”.

Por eso me pareció extraña la premura y la “transparencia” con la que la Iglesia chilena trató el caso del ex vicario de la Solidaridad Cristián Precht.

Hubo quién sugirió una suerte de venganza tardía contra un enemigo jurado de los crímenes de la dictadura, pero servidor no es muy amigo de la “tesis del complot”, tesis que sirve para un barrido y para un fregado. Sin embargo no dejan de sorprender las declaraciones públicas de los voceros de la Iglesia.

El Obispo auxiliar de Santiago, Monseñor Cristián Contreras, anunció que Cristián Precht no podrá ejercer públicamente su ministerio por un plazo de cinco años, por el delito de abuso sexual de menores y de adultos por expresa petición del Vaticano.

Pero llama la atención que la Iglesia se oponga a darle a conocer al inculpado las identidades de los denunciantes, o sea de sus presuntas víctimas. Si es culpable, ¡Cristián Precht debe saber quienes son! Se le acusa de un delito (que por lo demás debiese ir a la justicia ordinaria), ocultando los nombres de las víctimas. ¿Cómo defenderse en esas condiciones?

Las peores dictaduras usaron y abusaron de ese tipo de procedimiento: testigos encapuchados, ocultos, sin identidad, constituyen una herramienta de lujo para enviar a prisión, o al cadalso, a cualquiera.

Sancta Virgo virginum, Ora Pro Nobis.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres